Bandera Argentina Bandera Brasil Bandera Canadá Bandera Chile Bandera Colombia Bandera Costa Rica Bandera Cuba Bandera Dominicana Bandera Ecuador Bandera El Salvador Bandera Estados Unidos Bandera Guatemala Bandera Haití Bandera Honduras Bandera Jamaica Bandera México Bandera Nicaragua Bandera Panamá Bandera Paraguay Bandera Perú Bandera Puerto Rico Bandera Uruguay Bandera Venezuela Bandera España

 

 

 

INICIOCONTACTO

Eduardo Buero en FacebookEduardo Buero en TwitterEduardo Buero en YouTubeEduardo Buero en LinkedinEduardo Buero en Instagram

 

       
 
 

 

 

 

TEMAS DE INTERÉS

José Antonio Ruizlos gozos y las sombras

Cuentas púbicas y políticos impúdicos

José Antonio Ruiz

JOSE ANTONIO RUIZ es doctor en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, licenciado en Arte Dramático por ESAD, MBA por ENAE y Máster en Tecnologías de la Información y la Comunicación por el IMT.

jantonruy@telefonica.net

España entera es una casa de empeño, una bolsa gigante de papel triturado y facturas impagadas que cabe toda, toda, toda, dentro de la furgoneta del cobrador del frac, que a este paso va a ser la única “institución pública” que no va a poder permitirse el lujo de disfrutar de una jornada laboral reducida, lo diga Bono el del Congreso sitiado por el rebaño perrofláutico, o el cantante de U2.

Aunque ninguna preocupación subyuga tanto el share de la chismografía nacional como el regreso por anticipado del último divo de la saga torrentiana, Kiko Rivera, Paquirrín (trending topic de Twitter, mano a mano con el tetazo de Anna Simón), que insensible a las desgracias que tenemos, resulta que se nos ha vuelto de la isla de Supervivientes porque tiene gota, enfermedad de Reyes, y se le ha colmado el vaso.
Este país, metáfora traumatológica del Frankenstein fabricado con los remiendos de Prometeo, del Lazarillo de Tormes y de Maqui Navaja (el último chorizo, el último poeta), necesita a no más tardar una prótesis de cerebro de calabacín y unas muletas molonas como las del Rey, con amortiguadores y faros halógenos capaces de elevar la vista y mirar más allá de sus irreprensibles miserias.

Ni techo de gasto, ni techo de vergüenza. Políticos manirrotos y rompetechos. Que paguen justos por pecadores tienen la culpa los justos. Todos a la cárcel. A la memoria de Jorge Berlanga, que estás en los cielos. Y ya de paso (pues parece ser que la gente de bien se muere de dos en dos), a la de Jorge Semprún.

Al Tribunal de Cuentas no le cuadran las cuentas. ¡Pobres! Les faltan medios. ¡Será por funcionarios! Multas a veinte duros por no llevar al día los asientos del libro de la contabilidad creativa. Matar mosquitos a misilazos. Mira que si resulta que la culpa la van a tener ahora los alcaldes pedáneos.

Malos tiempos para la lírica. Me temo que no es momento para adornos ni florituras, aunque esta primavera bucólica llena de lágrimas de Cocodrilo Dundee que inundan de laconismo Madrid pida un verso suelto, pongamos por caso una seguidilla manchega, tercera pata del folclore ibérico, junto al fandango y la jota. No está el alborotado corral de comedias de humor para sentarse a escuchar a Apolo tocando la lira, ni su guitarra a José Luis.

Cuando se descubra lo que hay debajo del albero del cortijo español (hasta Solchaga se lleva las manos a la cabeza), va a rugir la marabunta y ni Charlton Heston en plan machote va a ser capaz de detener la invasión de las hormigas gigantes. The naked jungle va a ser una broma comparada con lo que se avecina, vecina.

No va a quedar en pie ni el monumento a Colón, molón y neogótico como las hijísimas, que Gallardón, alcaldón, ha plantado en el centro de la Castellana como si fuera un pepino de piedra (como el rostro pétreo de los políticos que abusan de la Visa, tía Felisa), para que se vea bien desde el balcón de las apariciones electorales de la sede pepera de Génova, que se ha convertido en un clásico las noches infinitas de orgía triunfal, allí donde saltan las gogos de La Gaviota como si estuvieran haciendo contorsiones (como Shakira en su nuevo video-copy montándoselo con la barra) en la discoteca ibicenca de Pachá.

No hay cojones a levantar las alfombras persas de comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos, por más que Rajoy se haya pegado el moco desafiando al PSOE a un striptease a calzón quitado, o sea, en bolas de billar. Andando como anda quien esto suscribe sobrado de imaginación calenturienta, el caso es que no me veo a Mariano, ni a Zapatero, ni a Alfredo en plan strippers de sexpedida de soltera en plena berrea coital.

Ya puestos a pedir un deseo, prefiero a la Cospedal, ni mesonera ni masona, sino chica de portada en la revista de El Imparcial, que no ha podido salir más resultona la moza por más que José Antonio Sentís le haya intentado buscar las cosquillas y se haya encontrado con una mantis religiosa insaciable, que no se ha conformado con ver los toros desde la Barreda y después de montarle un pollo a José María se está planteando montar una pollería en Toledo, conforme se cruza, a mano derecha, la puerta del Cambrón.

Como Luis María, pienso que es mejor ponerse un día colorado que cien amarillo azafrán. Apelar al falso sentido de la responsabilidad para dar carpetazo a las cuentas, sí que sería un suicidio. Por eso, que salte al ruedo un instalado como el tal Marcelino Iglesias, tocando la flauta como Bartolo, llena de babas, y acusando a los de PP de «gamberrismo político» por marcarse el farol, tiene más narices que Cyrano de Bergerac.

Siendo como es el patriotismo el refugio de los bribones, cualquiera que cometa el error de enrollarse en la bandera como si fuera un brazo gitano y recurra al chusquero argumento de la lealtad institucional para evitar que los auditores se topen con algún muerto en los cajones, estará perpetrando una indecencia.

Los llamamientos impostados a la responsabilidad no son más que una coartada infumable con los que sólo se persigue eludir responsabilidades. Muy al contrario, lo único que puede ir en menoscabo de la credibilidad de España como país (si es que acaso le queda todavía algo de crédito), es la ocultación.

Ahora bien, tan inquietante es el siniestro argumento a la defensiva de quienes, como Agatha Christie, siempre tienen un cadáver que esconder en la maleta, como una acusación en falso del bocazas de turno que no vaya acompañada de la correspondiente denuncia en el juzgado.

Los “Hunos” se lo pensarían dos veces antes de hablar y lanzar infundios sin pruebas, y los “Otros” (los palmeros de Atila) se abstendrían de aventuras marsupiales si supieran de la existencia de una ley disuasoria de diputados, senadores, consejeros y alcaldes que les dispensase el mismo trato que a los administradores de sociedades que se significan por su mala praxis ¡Manda romana el eufemismo!
Los políticos profesionales que cuando abandonan el poder dejan las arcas públicas, cueva de Alí Babá, en bancarrota, no tienen otra que responder con sus bienes por su calamitosa gestión o en su defecto pasar una legislatura a la sombra de unos barrotes, condenados a galeras, como el personaje central de La desordenada codicia de los bienes ajenos. A ver si así comprenden por fin que la pérdida del poder por la “gracia” de las urnas no les exonera de sus responsabilidades como gestores.

España tatuada (como Guti, que se nos ha vuelto a enamorar), sigue siendo el país de la picaresca, de pillos, granujas y mangantes, que cruza el semáforo en rojo cuando no le ve nadie y no hay peligro de multa. Por eso, sólo con la amenaza del encausamiento se evitaría la ligereza con la que muchos dilapidan el dinero público, que como dijo aquella ministra sociata de infausto recuerdo, calva de ideas como su apellido alopécico, no es de nadie. ¡Carmencita de mi vida y de mi corazón!

Más de uno se abstendría de aventuras politiqueras si se barruntara de antemano que no hay impunidad que valga ni vista gorda posible en el traspaso de poderes, pues podría correr la misma suerte que el ex primer ministro islandés, el tal Haarde, que va a tener que sentarse en el banquillo para responder de una presunta negligencia grave perpetrada durante su mandato, y para quien el fiscal solicita su empapelamiento por violar la ley sobre responsabilidad de los ministros al desoír las advertencias que recibió sobre la fin del mundo que se avecinada, hacerse el sordo y silbar como un jilguero.

Cuesta seguir creyendo en esta España en el hoyo, irremediable como país, y en los españoles como ciudadanos resignados. Sólo faltaba ahora que se nos deprimiera el ministro de Trabajo, el ex liberado sindical Gómez, que debe estar llevando muy mal, aunque intente disimularlo con un decretazo, que sus compañeros de sindicato le hayan desairado de mala manera, haciendo rima burlesca con su nombre, diciéndole aquello de «¡Valeriano, Valeriano. Me la agarras con la mano!».

 

Fuente: https://elimparcial.es/-cuentas-pubicas-y-politicos-impudicos--85935.html

 

 

 

 

 

 

 

"Cobrar más depende sólo del cobrador"

 

James Bond, el cobrador eficaz

 

James Bond, 

el cobrador eficaz

 

 

      

     

LEA:

NOTA-REPORTAJE

"LA FORMULA MÁGICA PARA

COBRAR MAS

 >>>

    

MÁS INFORMACIÓN >>>

LOS LIBROS DEL DR. EDUARDO BUERO NECESARIOS PARA TODO COBRADOR

 

COMO CONSEGUIRLOS

 

 

Dr. Eduardo Buero en:

 

Eduardo Buero en FacebookEduardo Buero en TwitterEduardo Buero en YouTube

Eduardo Buero en LinkedinEduardo Buero en Instagram

 

     
 

Presentacion |   Currículum  |   Cursos de talleres y cobranzas |   Artículos  | Prensa  |  Videos  | Contacto 

 

  © 2005-2018  eduardobuero.com

 

 

Diseño web Argentina   Otros trabajos de diseño web